<anterior-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10-11-12-13-14-15-16-17-18-19-20-21-22-23-24-25-26-27-28-29-30-siguiente>

10. POSTURA DE LA LUNA

TÉCNICA

  • Colóquese de pie, con las piernas juntas, estiradas, el tronco erguido y la cara mirando al frente.
  • Separe las piernas y coloque los brazos en cruz.
  • Incline lentamente el tronco hacia la izquierda tanto como le sea posible, manteniendo las piernas estiradas y coloque la mano izquierda, con el brazo estirado, en dicha pierna. El brazo derecho ha de estar también estirado y por encima de la cabeza.
  • Gire la cabeza, dejando la cara mirando hacia arriba.
  • Regule la respiración.
  • Mantenga la postura el tiempo indicado, deshágala con lentitud y efectúela hacia el otro lado.

CONCENTRACIÓN
   Durante el mantenimiento de la postura puede dirigir la atención mental al costado o a la respiración.

TIEMPO
    Treinta segundos. Esta postura puede efectuarse dos veces por cada lado.

EFECTOS

  • Dota de flexibilidad a la espina dorsal hacia los lados.
  • Estira y revitaliza un lado del cuerpo, ejerciendo un profundo y benéfico masaje sobre el otro costado, favoreciendo así el funcionamiento del páncreas, el hígado y el bazo.
  • Procura un estado de bienestar general al cuerpo, distiende y elimina tensiones.
  • Fortalece las piernas, la pelvis y los hombros.