<anterior-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10-11-12-13-14-15-16-17-18-19-20-21-22-23-24-25-26-27-28-29-30-siguiente>

17. POSTURA SOBRE EL COSTADO

TÉCNICA

  • Siéntese en el suelo con las piernas juntas, estiradas y con la columna erguida.
  • Separe las piernas tanto como le sea posible, evitando esfuerzos excesivos y manteniéndolas completamente estiradas.
  • Flexione la pierna izquierda y coloque el talón junto a los genitales, dejando la planta del pie izquierdo apoyada en el muslo derecho.
  • Eleve los brazos lentamente en el aire por encima de la cabeza y entrelace las manos.
  • Con los brazos estirados y la cabeza entre ellos, incline el tronco lateralmente hacia la pierna estirada, agarrando con una mano el pie de dicha pierna. No olvide que un brazo debe quedar por encima de la cabeza. Evite inclinar el cuerpo hacia delante.
  • Gire la cabeza, dejando la cara mirando hacia arriba.
  • Regule la respiración.
  • Mantenga la postura el tiempo indicado, deshágala con lentitud y efectúela sobre la otra pierna.

CONCENTRACIÓN
    Durante el mantenimiento de la postura puede dirigir la atención mental al costado o a la respiración.

TIEMPO
    De treinta a cuarenta y cinco segundos. Esta postura puede realizarse dos veces por cada lado.

EFECTOS

  • Dota de flexibilidad a la columna vertebral hacia los lados.
  • Tonifica los músculos de las piernas.
  • Dota de elasticidad a las ingles y al tendón de la rodilla.
  • Ejerce masaje en el páncreas, el hígado y el bazo, mejorando su funcionamiento.
  • Beneficia la región lumbar y los riñones.
  • Previene contra el lumbago y la ciática.
  • Fortalece los músculos de los brazos, deltoides y trapecios.