<anterior-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10-11-12-13-14-15-16-17-18-19-20-21-22-23-24-25-26-27-28-29-30-siguiente>

21. POSTURA DE LA TORSIÓN

TÉCNICA

  • Siéntese en el suelo con las piernas juntas, estiradas y con la columna erguida.
  • Flexione la pierna izquierda, aproximando el muslo al abdomen y pásela por encima de la derecha.
  • Coloque el pie izquierdo junto a la cara externa del muslo derecho tan arriba como pueda. El pie debe permanecer paralelo al muslo, con la planta en el suelo.
  • Pase el brazo contrario a la pierna flexionada por encima de dicha pierna, presionando el muslo contra el estómago y agarrando con la mano la pierna estirada o sujetando el pie de la pierna flexionada.
  • El brazo que cruza por encima de la pierna debe permanecer estirado.
  • Gire lentamente el tronco, los hombros y la cabeza hacia el lado de la pierna flexionada.
  • El otro brazo permanece estirado detrás del cuerpo y la palma de la mano en el suelo.
  • Regule la respiración.
  • Mantenga la postura el tiempo indicado, deshágala con lentitud y efectúela hacia el otro lado.

CONCENTRACIÓN
    Durante el mantenimiento de la postura puede dirigir la atención mental a la espalda o a la respiración.

TIEMPO
    Un minuto por cada lado. Esta postura se puede realizar dos veces.

EFECTOS

  • Ensancha la caja torácica y la beneficia en general.
  • Fortalece los músculos dorsales y pectorales.
  • Estimula y regula el funcionamiento de la glándula tiroides.
  • Estira y tonifica todos los músculos de la cara superior de los músculos.
  • Favorece el aparato urogenital.
  • Ejerce un beneficioso masaje en la región lumbar mejorando el funcionamiento de las glándulas suprarrenales y de los riñones.
  • Desbloquea, evita crispaciones y relaja.
  • Perfecciona el sistema nervioso.
  • Equilibra la columna vertebral.
  • Previene contra la escoliosis, la psicastenia, el asma y el estrés.