<anterior-1-2-3-4-5-6-7-8-9-10-11-12-13-14-15-16-17-18-19-20-21-22-23-24-25-26-27-28-29-30-siguiente>

29. MEDIA POSTURA DE MATYENDRA

TÉCNICA

  • Siéntese en el suelo con las piernas juntas, estiradas y con la columna erguida.
  • Flexione la pierna izquierda hacia adentro y coloque el talón del pie en la raíz de muslo derecho por su cara exterior.
  • Doble la pierna derecha y sitúe la planta de pie en el suelo, junto a la cara anterior del muslo izquierdo, cerca de la rodilla.
  • Pase el brazo izquierdo por encima de la pierna derecha, presionando el muslo contra el estómago, y situando la mano en la rodilla izquierda o en el tobillo derecho.
  • El brazo que cruza por encima de la pierna debe permanecer estirado.
  • Vaya girando lentamente el tronco, los hombros y la cabeza hacia el lado derecho.
  • Sitúe el otro brazo envolviendo el cuerpo por la espalda.
  • Dirija la cabeza hacia el hombro derecho.
  • Regule la respiración.
  • Mantenga la postura el tiempo indicado, deshágala con lentitud y efectúela hacia el otro lado.

CONCENTRACIÓN
    Durante el mantenimiento de la postura puede dirigir la atención mental a la espina dorsal o a la respiración.

TIEMPO
    De cincuenta segundos a un minuto. Esta postura puede realizarse dos veces por cada lado.

EFECTOS

  • Dota de elasticidad a la columna vertebral.
  • Previene contra escoliosis y otros trastornos de la columna vertebral.
  • Ejerce un beneficioso masaje sobre las vísceras abdominales, mejorando su funcionamiento.
  • Mantiene la elasticidad de todo el cuerpo.
  • Fortalece y revitaliza los ligamentos de las vértebras.
  • Beneficia el sistema simpático.
  • Fortalece el deltoides y el trapecio.
  • Previene las anomalías del hígado y los riñones.
  • Estira los músculos del cuello.
  • Previene el lumbago, el reumatismo y el resfriado.